abr.. 17, 2022

El grillo y la mariposa

Las personas trabajan para tener dinero y mejorar sus condiciones y calidad de vida, por lo que deben cuidar su relación con este instrumento de intercambio, tanto físico como espiritual. Hoy puedes tener mucho dinero y mañana caer en lo más baja situación económica, lo que nunca debes olvidar es tu humildad, los valores, y el agradecimiento a aquellas personas que te ayudaron, también, a obtener esa riqueza. 

Quizás te estés preguntando ¿Por qué escribo esto? Te voy a contar una historia de la que aprenderás y podrás sacar tus propias conclusiones. Es la historia del grillo y la mariposa.

Había una vez un grillo que vivía una vida muy pretenciosa, su ego era muy grande, para todo era el mejor. Tenía las mejores antenas, sus patas eran las más fuertes y la casa donde vivía era muy lujosa, sin embargo, el grillo no recordaba que su amiga la mariposa lo había ayudado para que pudiera seguir viviendo en este ambiente tan agradable para él. 

La mariposa, en tanto, emitía a través de sus colores la luz que le atraía al grillo y disfrutaba siempre en su compañía, ella brindaba desde su corazón su amistad incondicional. Un día, la mariposa enfermó, y fue a pedirle ayuda al grillo para obtener su medicina, el grillo no tenía que gastar dinero, solo demostrar su gratitud, y no hizo. 

Pasaron varios días hasta que la mariposa dejó de estar enferma, aunque estaba un poco triste por la actitud de su amigo el grillo decidió colocar en el jardín este proverbio chino: 

 “Uno puede devolver un préstamo de oro, pero está en deuda de por vida con aquellos que son amables” 


Mi pregunta para ti es…..

¿Eres como el grillo o como la mariposa?